Reflexión Día 27 de Diciembre. Mujeres Que Hacen Demasiado. Anne Wilson Schaef. Solo Por Hoy. Coda.

Plegaria Solo por Hoy

"Dios Concédeme la Serenidad para Aceptar las cosas que no puedo cambiar, Valor para cambiar las que sí puedo y Sabiduría para distinguir la diferencia."
Así Sea. Así Sea. Así Sea.


Las mujeres que trabajamos de más y hacemos demasiado, y llegamos a la conclusión de que muchas de nosotras, en principio, no nos definiríamos como adictas al trabajo. Sin embargo, hacemos demasiado, estamos demasiado ocupadas, pasamos todo nuestro tiempo cuidando a los demás y, en general, no nos cuidamos a nosotras mismas. Muchas de nosotras hemos cruzado la línea del comportamiento compulsivo, adictivo y autodestructivo y necesitamos hacer algunos cambios fundamentales en nuestras vidas. Meditaciones Solo por Hoy. Literatura Codependientes Anónimos.



DILACIONES

Cuando sigo dejando algo de lado, tal vez no se trate de una dilación o un aplazamiento, sino de una decisión que ya he tomado pero que no acabo de reconocer ni admitir.
"Ciertamente complico mi vida en algunas ocasiones. Por fortuna, existe otra manera de hacer las cosas."

Judith M. Knowlton.

Contrariamente a la creencia popular, las adictas al trabajo no son personas que estamos haciendo continuamente algo.

Solemos estar tan ocupadas y tan cansadas de trabajar, que muchas veces nos hundimos en un pantano de dilaciones.

Sabemos que hay cosas que tienen que ser hechas, pero cuanto más pensamos en ellas más pesadas nos sentimos.

En ocasiones parece que no podemos sacar nuestro cuerpo de la cama, levantar nuestro brazo o sostener una pluma estilográfica.

Simplemente no podemos forzarnos hacer nada más. Por supuesto, cuando se pasa esta especie de letargía, nos hundimos en negros periodos de autoculpabilización.

En dichos periodos, es importante recordar que aplazar cosas es parte de nuestra enfermedad y que somos impotentes respecto a ella.

"Sólo cuando admitimos esta impotencia, reconocemos que nos volvemos dementes con nuestras dilaciones, vemos que un poder mayor que nosotras puede hacernos recobrar la cordura, y dirigimos nuestra voluntad y nuestra vida hacia ese poder, podemos comprobar que hemos tomado una decisión y conseguimos admitir que esa decisión es nuestra."

Comentarios