Cuida tu mente, cuerpo y alma

Menu

Nuestro Derecho a Decidir Morir con Dignidad. Eutanasia.

Por mucho que nos creamos especiales y únicos la eutanasia no es un debate actual. Es un debate tan viejo como la vida, porque, en realidad, se trata del debate de si una vida con sufrimiento es vida.

eutanasis por amor 0

La llegada de Heráclito fue crucial en la historia de la humanidad y la eutanasia. Prohibió a los médicos dejar morir en paz a sus pacientes aunque estos se lo pidieran. En la historia de la humanidad siempre hay alguien que se empeña en prohibir las libertades individuales

 

Eutanasia en el siglo XIII

Hasta el Siglo XIII la eutanasia había sido una solución permisible y común a las enfermedades incurables o los daños físicos difícilmente tratables. Los médicos se encargaban de ofrecer a los pacientes este tipo de solución y, si la aceptaban, se les aplicaba una muerte digna que les liberaba del sufrimiento y de una vida que no querían tener.

 

Eutanasia en la Edad Media

Pero llegamos a la Edad Media. Esa época en la que los monjes decidieron el destino de todos nosotros elaborando los manuscritos con la palabra de Dios, transcribiéndolos a su antojo, deshaciéndose de los evangelios que no les gustaban y formulando los dogmas en los que habríamos de creer por los siglos de los siglos.

 

Eutanasia y manipulación de la religión cristiana, apostólica y romana

• Dios da, no lo puede quitar el hombre.

• Dios te ha hecho un cuerpo a su imagen y semejanza.

• Dios te ha dado un alma y tú, y te ha tocado penar, porque “algo habrás hecho”, quieres deshacerte de ese regalo.

• Insultas a Dios, pecas, irás al infierno, y vagarás eternamente pagando tu crimen.

• Tú, y quien te ayude a morir; ambos pagareis por el asesinato.

 

Eutanasia en el siglo XIX

Desde el fin de la Edad Media hasta que Marx en el siglo XIX sugiriera la obligación de enseñar a los médicos a cuidar técnica y humanamente a los enfermos terminales, no volvemos a encontrar un debate social documentado.

Miles, millones de sacerdotes a la hora de aplicar la extremaunción a los enfermos agonizantes se verían acechados por la mirada de odio y dolor de médicos y familiares, de los propios enfermos en un rayo de consciencia. Pero nadie se enfrentaba en aquellos siglos a la decisión unánime de una Iglesia que dominaba el mundo más que ahora.

 

Eutanasia en el siglo XX

En mitad del Siglo XX, Hitler y sus barbaries nazis, vio en la eutanasia una nueva forma de aniquilación. Aplicó la eutanasia en el exterminio a discapacitados físicos y mentales, saltándose la opinión de enfermos, familiares y médicos, sin uniforme de las Seguridad Social. Hitler usó el nombre de la eutanasia “buena muerte” para sembrar de cadáveres toda región que controlara su mano. Y ensució una práctica que durante dos milenios había tenido un espíritu filosófico, unido a la libertad individual y a la dignidad.

Cuando os hablen de eutanasia eugenésica, os están hablando de lo que el nazismo hizo con homosexuales, gitanos, comunistas y enfermos mentales en el programa Aktion4 experimentando con más de 25.000 personas a las que exterminarían para mejorar la raza porque su vida carecía de valor más que para el estudio.

 

 

La Edad Moderna

Trajo consigo una enorme cantidad de avances médicos, pero también de enfermedades a las que hacer frente.

Nuestros experimentos, el avance de la ciencia y muy especialmente de los avances químicos han generado una cantidad de enfermedades que eran desconocidas en la Edad Media o a las que se ponía fin de forma natural por la poca esperanza y calidad de vida.

 

 

Eutanasia para heridos de guerra

En la Primera Guerra Mundial se aplicaba porque la tara física o psíquica les iba a impedir tener una respuesta cotidiana normal a cualquier actividad,

 

 

Eutanasia en la actualidad

¿Cómo no nos la podemos plantear hoy ante enfermedades degenerativas, incurables, intratables, que despojan a la persona de cualquier rasgo humano, convirtiéndolo en un mero ser sufriente?

Un enfermo, al que no se le ofrece tratamiento porque no se invierte lo suficiente en investigación para que nuestros científicos puedan ofrecerle una alternativa, tiene que ver pasar su vida como una simple cuenta atrás hacia la muerte.

Una cuenta atrás llena de dolores físicos, de deterioro psíquico, de terror psicológico al ver las consecuencias de su estado en sus seres queridos, convirtiéndoles en esclavos para su bienestar, un bienestar que nunca se completa porque, por encima de todo, está la enfermedad, sus consecuencias y sus daños.

Llega un momento en el que no hay nada más que puedas hacer aquí. Lo has dado todo, lo has intentado todo, y ya no hay absolutamente nada más que tengas ni que quieras hacer en este mundo. Puedes irte en paz.

 

La regulación de la eutanasia en otros países

Estados Unidos, Australia, Cambodia, Holanda, Japón, Suiza, Bélgica, Luxemburgo… son algunos de los países en los que se contempla ya sea la eutanasia ejecutada por personal sanitario, generalmente médicos de familia o el suicidio asistido donde es el propio paciente, supervisado en todo momento por un médico, quien lleva a cabo la acción.

La regulación legal de estas prácticas ha sido consensuada por la mayoría de las fuerzas políticas, teniendo como primordial el bienestar del enfermo, en su mayoría del enfermo terminal, y admitiendo que si el Estado no puede aliviar su situación, tampoco le puede obligar a mantenerla en el tiempo.

 

¿Por qué es tan importante el ejemplo de estos países?

Porque es el espejo en el que la legislación española se quiere mirar y sobre el que se está mintiendo deliberadamente en el armamento de redes sociales de los sectores radicales para crear una sensación de malestar con la idea de que lo que perseguimos quienes quienes defendemos la eutanasia es eliminar de nuestros registros a enfermos y ancianos.

Acusan de querer asesinar a los familiares cuando lo que pretenden es que la decisión de morir sea libre, controlada y voluntaria. Quieren que el enfermo tenga autonomía suficiente para decir ¡basta!.

 

 

Práctica de eutanasia en clínicas veterinarias en España

Cuando el veterinario nos dice que el perro está lo suficientemente enfermo como para que lo que le quede de vida sea un sufrimiento constante, todos decidimos ponerle la inyección que le alivie. Y esa misma humanidad que mostramos hacia un ser sintiente por amor, la queremos, más aún, para cualquier ser humano.

 

 

El derecho a la vida es el mayor privilegio que tenemos

Así está recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y figura en todos los pactos y documentos políticos de calado internacional. Debe preservarse y nadie duda de ese deber.

¿Por qué tiene que enfrentarse a una muerte violenta o solitaria un ser humano para decidir terminar con una vida de dolor?, cuando hay países que han normalizado y legalizado esta situación.

 

 

¿Cuánto se le debe en el resto a la Iglesia Católica para que haya esta resistencia política?

La piedad es el bien más preciado del ser humano. Y es un bien que la Iglesia supo sermonear durante siglos para su propia utilidad. Pero es una cualidad de la que se olvidan al enfrentarse a la pérdida de beneficios. Porque en esta vida todo se resume en dinero, claro está.

Y los enfermos terminales que alargan sus años y su sufrimiento en instituciones católicas, desahuciados, pero con una pensión que alimenta las arcas de una Iglesia tocada económicamente desde hace dos siglos por la pérdida de fe y donaciones, no pueden tener derecho a morir. Por mucho que quieran morir, ese derecho no les puede pertenecer.

Debe de ser muy angustioso vivir creyendo a pies juntillas unos textos que te advierten de la próxima venida del mesías al que estás fallando. Saber que algún día tendrás que explicarle por qué de todo lo que predicó te quedaste solo con la parte que te permitía ejercer poder social y económico, y escurriste el bulto de la verdadera enseñanza que te dio hace dos mil años Jesús: el amor al prójimo, el perdón y la misericordia. 

 

 

Debate político sobre la eutanasia en la actualidad

¿Quién se cree que es un líder político o eclesiástico para decidir sobre cuándo debe terminar la vida de un ciudadano si ese ciudadano decide que ha llegado el momento de hacerlo?

El debate empieza a recaer en los dos bandos que conocemos  y han llegado hasta nuestros días.

El bando afín a la iglesia, ya no activamente sino educado en unos valores cristianos inamovibles.

El bando más ateo y libertario que pide a gritos que la vida sea responsabilidad única del enfermo, de su decisión de continuar o no con las condiciones y el sufrimiento que conlleva su enfermedad.

 

 

Libertad y Compasión para decidir

Lo único que pedimos es que nuestros seres queridos, o nosotros mismos si llega el momento, podamos decidir cuándo y cómo terminar con un sufrimiento inhumano.

Que los médicos tengan libertad personal para aceptar nuestra petición o declinarla, y, si aceptan, sea siempre en base a nuestra voluntad y a su criterio especializado.

La eutanasia no es un asesinato, no es la ejecución de una persona porque sí, o el acto deliberado de eliminar a un ser que consideramos un estorbo social.

Eutanasia significa buena muerte. Significa muerte digna. Que es lo único que le podemos ofrecer a quien no tiene una vida digna y se ha cansado de su situación, del dolor, de la cuenta atrás.

Nadie quiere morir. Pero todos queremos que nuestra vida sea vivible. El cansancio vital existe y detrás hay un motivo suficiente para dejar la vida. Cuando esos motivos son tan fuertes que se convierten en tu única forma de vivir, nada tiene sentido. Cuando tienes que esperar tirado en una cama un día y otro y otro rezando para que se acabe de una vez, eso no es la vida. La vida es otra cosa.

“Nadie está más cerca de Dios que el que le llama todas las noches esperando a que se lo lleve, crea en él o no’.

Nuestro Derecho a Decidir Morir con Dignidad. Eutanasia.

Por mucho que nos creamos especiales y únicos la eutanasia no es un debate actual. Es un debate tan viejo como la vida, porque, en realidad, se trata del debate de si una vida con sufrimiento es vida.

5 (100%) 2 votes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Quizás te interese

Tratamientos para las Migrañas por Estrés con Reik... Hoy te contamos algunos de los tratamientos para sanar las migrañas.Las migrañas son un tipo recurrente de dolor de cabeza. Causan dolor de m...
Reflexiones Diarias 7 de Septiembre. Lección 250. ... Los Milagros y el Perdón   Meditación Tonum Letco    QUE NO VEA NINGUNA LIMITACIÓN EN MÍ   Permítaseme contemplar al Hijo de Dios hoy y...
Reflexiones Diarias 5 de Septiembre. Cada Día Un N... Comparte Amor    El Amor  La compasión es el sentimiento más mortífero que puede ofrecerse a una mujer. Vicki Baum Debemos avanzar ...
Solo Por Hoy